Detrás del miedo nos esperan las mejores cosas de la vida
16284
post-template-default,single,single-post,postid-16284,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Detrás del miedo nos esperan las mejores cosas de la vida

¿Cuántas cosas has dejado de hacer por miedo?

¿Dónde estarías ahora si las hubieras hecho?

Ninguno lo sabemos realmente, creo que estarías más tranquilo por haberlo intentado por lo menos. Eso es lo que yo siento cada vez que me atrevo. Me siento bien, incluso, cuando los resultados no han sido los esperados. En calma y segura por demostrarme que soy capaz y eso es imposible sentirlo si ni siquiera lo haces.

Ese es el mensaje que me gustaría compartir contigo en estas líneas. Si somos conscientes de nuestro potencial y nos atrevemos a pasar a la acción, conseguiremos en nuestra vida todo lo que queramos.

La emoción que hay detrás cuando no nos atrevemos y dudamos tanto es, como bien sabes, el miedo. Sin duda la emoción por excelencia, la principal, la protagonista de las seis emociones primarias.

El miedo, como emoción básica es imprescindible para todos. Se  denominan primarias o básicas porque son elementales para el ser humano, ya que tienen una función adaptativa para nosotros.

Su objetivo es protegernos ante un peligro inminente. Para ello prepara nuestro organismo fisiológicamente.

Con la activación del sistema nervioso autónomo se estimula la liberación de adrenalina y noradrenalina. Estas son las hormonas responsables de prepararnos para luchar o huir dependiendo de cuál sea la situación. Además el corazón late con más fuerza y la respiración se vuelve más rápida.

En resumen nuestro cuerpo se prepara naturalmente para optimizar los recursos utilizando al máximo algunos órganos y dejando a otros sin actividad para ahorrar energía. Se centra en lo realmente urgente que es la huida, el ataque o la parálisis  depende de la situación y así poder sobrevivir.

Cuando estamos ante un peligro inminente es necesario que llevemos a nuestro cuerpo al extremo. Lo que no es normal y nos daña más de lo que imaginamos, es cuando ante una situación cotidiana en nuestra vida sin ninguna urgencia, lo llevamos a ese extremo también.

Es entonces cuando ya no cumple una función adaptativa y se convierte en nuestro enemigo número uno, llevándonos en la mayoría de las ocasiones a la parálisis. Si ese estado no se controla dará paso al estrés, la ansiedad e incluso a la depresión.

En este vídeo de Will Smith se ve perfectamente la anticipación del peligro (la ansiedad) y como se disfruta enfrentándote a el miedo. Además, para mi el primer salto en paracaídas también fue una de las mejores experiencias de mi vida.

Te invito a que cuando tengas esa sensación que te avisa de que el miedo está emergiendo y no sea una situación de peligro te enfrentes a ella y saltes al otro lado del miedo

.

Para ello pasa a la acción y:

“Haz lo que temas hacer”

Y recuerda, sobre todo y siempre…Sonríe.

Sin comentarios

Deja un comentario