Disfruta de la loca primavera con tu mejor sonrisa. - Yologocoach.com
16259
post-template-default,single,single-post,postid-16259,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Disfruta de la loca primavera con tu mejor sonrisa.

La primavera la sangre altera. Ya lo dice el dicho popular. ¿Cómo no va a alterar, si casi todos los años llega arrollando todo lo que se cruza en su camino?

Para comprobarlo otro año más basta con fijarnos en el día de ayer. Salí de mi casa a las 7 de la mañana con un sol radiante, después de 3 horas en una formación de empresa empezó a nevar y en toda la jornada siguió lloviendo, granizando, se nublo e incluso volvió  salir el sol.

La primavera, es una mezcla de diversidad, contrastes, inestabilidad, cambios inesperados y locura.

Al pensar hoy en ella he visto una curiosa similitud con nosotros, las personas. Creo que en nuestro interior guardamos las cualidades que en el párrafo anterior utilizaba para describir a la primavera. Es maravilloso porque nos da una capacidad de adaptación alucinante.

Aunque la primavera en principio viene acompañada de algunas quejas por nuestra parte, en seguida nos rendimos a sus pies. Ella también nos trae cosas que nos encantan como días con más luz, flores y el pensamiento de alegría que acompaña a la época estival.

Volviendo a la reflexión de hoy, nosotros también estamos hechos de luz, flores y alegría y todo esto parece que resplandece más en primavera.

Con el clima típico de invierno, normalmente, nos es más difícil hacer planes de ocio, salir a pasear, a correr, en general actividades al aire libre debido a que las condiciones meteorológicas nos lo impiden o por lo menos, lo complican.

Con la primavera confiamos en que esos días tan tristes del invierno lleguen definitivamente a su fin. Muchos solemos decir sin pensar demasiado que el invierno nos deprime. Digo sin pensar demasiado porque hoy os invito a ir un poco más allá  sobre el tema en cuestión.

A pesar de que el tiempo no acompañe mucho y eso es innegable, si queremos crecer y cambiar esa tendencia “fácil” al estado de ánimo deprimido (me refiero a fácil porque suele ser una queja o crítica sin ningún fin), tenemos que cambiar esas conductas. Comportamientos que sólo nos llevan a ver lo negativo por encima de todo y a poner el foco en lo imperfecto en vez de fijar nuestra intención en lo bueno de las cosas.

Si te observas detenidamente, tomando conciencia, comprobarás cómo hay días en los que te encuentras pletórico aunque haga frío, llueva o truene. Por el contrario recaerás en días de tristeza o desgana para realizar tus tareas rutinarias.

¿Cuál es la diferencia entonces? Siempre es cuestión de actitud y de nuestra capacidad para abordar todos los días con las mismas ganas, a pesar, de las adversidades o de nuestros estados de ánimo.

La clave está en que nos conozcamos y sepamos gestionar nuestras emociones, que son las encargadas de dirigir al estado de ánimo. De ello se encarga la inteligencia emocional.

Para empezar a poder ser dueños de las emociones y no al revés, te animo a que hagas un sencillo ejercicio. Cada vez que te encuentres en unos de esos días más negativos lo primero SONRÍE (aunque tengas que forzarla). Después piensa en todo lo bueno que tienes, valora y agradece tu suerte.

Si lo haces, aunque parezca una tontería, te sentirás mejor y desviarás el foco de lo malo y lo pones en lo bueno.

Si no, por lo menos, tu entorno agradecerá tu sonrisa y te devolverá más de las que imaginas. Pruébalo, las sonrisas son contagiosas y  altamente beneficiosas para la salud.

Y recuerda, sobre todo y siempre…Sonríe.

Sin comentarios

Deja un comentario