Caminando en otoño - Yologocoach.com
1
post-template-default,single,single-post,postid-1,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
Yolanda-Otoño

Caminando en otoño

En un largo y calmado paseo por esa tarde de otoño, al cruzarme con una persona que me recordó a alguien a quien yo ni siquiera conozco…pensé, que egoísta soy o, si me permites, somos. Veo a gente en este sitio en la naturaleza con tanta grandeza y sin embargo nosotros, las personas, hemos perdido parte de esa grandeza que nos caracteriza como seres humanos. Observo niños jugando y pidiendo más de todo lo que ya tienen, padres que les gritan por desesperación y que discuten por el estrés que les causa ese hijo, su trabajo, su hipoteca, su nuevo coche…

Estamos enfrascados en nuestro bucle particular, lleno de agujeros oscuros debido a que es ahí donde nos enfocamos, en tener mejor casa, un coche más grande, el último modelo de smart phone y mil cosas más que se quedan simplemente en “tener”.  Gracias a esto, nos olvidamos de lo más importante: de vivir con todo lo que tenemos y sobre todo de “ser” lo que somos.

La persona en la que yo pensaba era Adriana Macías, una joven mexicana que nació sin brazos y aunque es muy típico decir que es un verdadero ejemplo a seguir, creo que cada vez que vemos a una persona así, en un principio, nos conmocionamos, emocionamos y admiramos. Y sí, nos sentimos fatal por ella y muy afortunados por tener  nuestro cuerpo perfectamente. Empezamos a pensar que nosotros no podríamos, que no seríamos capaces e insisto, sintiéndonos fenomenal y agradecidos en ese momento.

Es una pena que ese sentimiento normalmente nos dure muy poco y enseguida se nos olvide y nos zambullamos de nuevo en nuestra rutina de querer más y más sin valorar nada. Además, tendemos a pensar que eso a nosotros no nos pasará, que eso es para otros. Más allá de eso, mi reflexión personal después de ver a esta crack ha sido hacer una limpieza de esos pensamientos negativos que cada día me asaltaban y que, ni que decir tiene, eran de nimiedades que me llevaban a la desesperación y al bucle del que te hablaba antes. A parte, todas las noches agradezco todo lo que tengo y lo que consigo día a día

Con mi corazón lleno de gratitud y admiración por todos estos héroes de la vida, éste, mi primer artículo del blog que hoy os presento, va dedicado a ellos. Gracias por enseñarnos a disfrutar con lo que tenemos sin más. Y a todos los demás, os invito a pensar de manera más profunda de lo habitual y,  para que sientas el cambio, a que hagas algo al respecto, aunque sea una pequeña acción. Prometo que te ayudará a sentirte cada día mejor contigo mismo, si no fuera así, seguro que algo aprendes. Y recuerda, sobre todo y siempre…sonríe.

Fotos de belleepok.com

Etiquetas:
Sin comentarios

Deja un comentario