Vuelta al cole con alegría de vivir ¿y si lo hacemos diferente?
16358
post-template-default,single,single-post,postid-16358,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Vuelta al cole con alegría de vivir

Por fin la temida vuelta al cole ya está aquí. Lo primero que me pregunto es: ¿Por qué es tan temida? ¿Para quién lo es más, para los padres o para los niños? Y lo más importante: ¿De qué sirve quejarnos tanto por algo inevitablemente necesario?

Estas cuestiones entre otras y el aburrimiento durante los últimos quince días oyendo a diario las mismas conversaciones, me han hecho dedicar este post a este interesante tema social.

La dualidad de los niños me parece muy tierna, la mayoría de ellos quiere volver para ver a sus amigos y por otro lado no porque no quieren deberes ni obligaciones como es normal. Estos me preocupan menos ya que son muy flexibles y enseguida se adaptan al nuevo medio.

Pero… ¿y los padres? Me pregunto qué es lo que ocurre en esas mentes adultas y súper responsables para que desde finales de agosto estén dando mensajes tan negativos y agobiantes sobre la vuelta al cole.

No olvidemos que los niños aprenden y se comportan por imitación, teniendo en vosotros (sus padres) a sus referentes más fiables hasta el momento sobre todo hasta los diez o doce años.

Si vosotros tenéis ese tipo de discurso con comentarios de tipo:

“no quiero ni pensarlo”, “estoy de uniformes y material escolar hasta las narices” (en los mejores casos) o el típico y más triste para mi “A ver si empieza la rutina ya”

Es lógico que los niños, oyendo todos estos mensajes de todo menos motivadores, se revelen cada día más con la idea de volver a la que en algunos casos llega a parecer su cárcel.

Tengo la sensación de que a veces no entendemos el significado que para los niños tenemos. En las charlas morales que les damos sobre su conducta, dejamos claro cómo queremos que se comporten, que tienen que decir,que deben estudiar y que debes ser en la vida en general.

Dudo es que después hagamos un examen de consciencia sobre nosotros  y comprobemos honestamente si hacemos lo que decimos en esas conversaciones o por el contrario generamos un conflicto entre lo que decimos y lo que hacemos.

En bastantes casos sigo oyendo “Cuando seas padre/madre comerás huevos” o “porque lo digo yo que soy tu padre/madre” y punto.

Frases, que me sorprenden que todavía sigan con la misma vigencia como tantos años atrás.

La rutina inherente a la vuelta al cole me atormenta todavía más que lo escrito en los párrafos anteriores.

¿Cómo podemos estar deseando entrar en algo tan tedioso y apático como la rutina?

Te levantas y te acuestas a la misma hora, extraescolares, comidas, cenas, baños…todo a la misma hora y todos los días, de lunes a viernes, cada semana…

Lo que propongo  para dar la vuelta a este clásico, tan manido ya es: 

Sal de esa rueda ya!!!!!!!!!!!!!!!

No dejes que te atrape como al resto y apuesta por algo mejor, apuesta por cambiar esos hábitos por ir un día a pasear a un parque distinto, visitar un museo o ir a cenar un día cualquiera.

Si lo haces, te darás cuenta de que no pasa nada, al contrario, tendrás la sensación de que es un día diferente, de fiesta y eso te hará salir de tus agobios para disfrutar junto a los tuyos.

Lo más importante  es lo que transmitirás a tus hijos: la alegría de vivir.

 

Y recuerda, sobre todo y siempre…Sonríe

 

Sin comentarios

Deja un comentario